sábado, 16 de octubre de 2010

Mi Segunda Visita a la Virgen del Cerro en Salta!!!





Hace 6 años, fui a Salta por primera vez a visitar a la Virgen del Cerro (LA INMACULADA MADRE DEL DIVINO CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESÚS). Fuimos con Santi, Bettina (hija), mama, mi tía Leonor y yo. Fue un viaje lindisimo, pero duro. Los chicos eran chiquitos y yo iba a pedirle a la Virgen, fuerzas para llevar adelante el tratamiento de Santi. Lo que viví ahí, en el Cerro fue increíble. Era difícil explicarlo con palabras, pero volví renovada y con mucha paz... A partir de esa experiencia, siempre me sentí muy acompañada y con la Fe renovada. Un tiempo después, le prometí volver...y finalmente este año lo logre.
Esta vez, la idea era volver para agradecer. Agradecer por tener en casa un ángel, que me enseña todos los días, las cosas esenciales de la vida. Como amar sin esperar nada a cambio. Sin envidia, sin rencor. Quería ir para rezar mucho y tener tiempo para mi. Para subir al Cerro caminando, en agradecimiento por todas las gracias que recibí ahí. Y finalmente, con un grupo especial de amigas, pudimos hacer el viaje.
La subida al Cerro no fue dura, fue lindísimo. Subimos rezando el Rosario y llegamos bien y físicamente enteras. La cantidad de gente que había era impresionante. Era tanta, que no quisimos ponernos en la fila, sino hacer otra que era para confesarnos, y así hicimos una vez que termino el rezo del Santo Rosario. Entonces si, nos pusimos al final de la cola, y ahí estuvimos varias horas, mientras María Livia hacia la Oración de Intercesión. Ya a la tardecita, nos toco el turno.
Solo puedo decir, que lo que se siente es muy fuerte y muy lindo. No hay palabras para describirlo...todo es sobrenatural. Esta vez no me caí, pero sentí un fuerte dolor de cabeza y quede como en un sopor. Pero me mantuve parada con las fotos en la mano. El sentimiento fue abrumador. Ganas de llorar, emoción, paz...
Fue muy emotivo ver chicos, gente mayor y hasta padres con sus hijos en brazos. Ver madres en el piso y sus hijos mirándolas y acariciándolas, fue fuerte. Yo estaba preparada para lo que vi, pero no para toda la emoción que sentí. Igual a la primera vez que fui, no podía dejar de llorar.
Bajamos del Cerro de noche y muy contentas por lo que vivimos. No tuvimos hambre, ni ganas de ir al baño, y casi no tomamos agua. Estábamos cansadas pero felices.
Al otro día, fuimos a la charla da María Livia. Yo ya sabia como había empezado todo, pero al escucharla me volví a emocionar. Me gusto escucharla y me toco muy de cerca cuando le contesto a una madre de un niño especial. Ella le había preguntado porque su hijo no podía hablar...y Ella le dijo que de a poco seguramente lo lograría. Pero que le diera mucho amor, que lo cuidara mucho...que tenerlo en casa era tenerlo a Jesús. Y eso fue lo mas importante para mi. Y por eso quería compartirlo con todos!!! Volví muy tocada, muy emocionada, muy en paz.
GRACIAS INMACULADA MADRE DEL CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESÚS! GRACIAS SACRATÍSIMO CORAZÓN EUCARÍSTICO DE JESÚS!! GRACIAS SAN ANTONIO!! GRACIAS POR ACOMPAÑARME TODO EL VIAJE!!

4 comentarios:

mariagloria dijo...

Que linda experiencia Bettina!!! me llego mucho la ultima frase mucho amor, cuidarlo y tenerlo era tenerlo a Jesus en casa me encanto y me llego mucho mil gracias por compartirlo, besos

Bettina dijo...

Hola Maria Gloria! Si una experiencia unica...y si a mi tambien!!! Casi me deshidrato llorando de la emocion cuando lo escuche! un placer...besitos y me alegro mucho que te haya gustado...besosssssssss

Anónimo dijo...

que bueno Bettu, me hiciste llorar de nuevo, me emociona todo lo que contas y muy feliz de que hayas podido volver a ese lugar tan especial y que te llena de paz,

mama

Bettina dijo...

Gracias Ma!!! Si vos sabes lo que se siente ahi...lo vivimos JUNTAS!!! Fue totalmente diferente esta vez, pero la sensacion de paz fue la misma!!! gracias por pasar por el blog y sabes que TE QUIERO CON TODO MI CORAZON!!!!!